Tic – Toc

Está latiendo tú corazón, apasionado

De un color burdeo dulcinado

Tic-Toc, al ritmo de las manecillas del reloj

Brillante, parecido a las estrellas

Obscuro, como la noche

Dos personas distintas

En un ser humano.

Te haces llamar “El extraño”

Pero son sólo virtudes,

Tú forma de andar y mirar

Te sientes observado.

Pero sólo eres tú

Qué frente a un espejo estás.

Perdida

Los días se han vueltos grises,

El sol no quiere salir

Lluvia cae afuera,

Creándose así charcos de barro

Niños felices saltan ahí

Y yo desde aquí

Espero aflorar mí alma

Qué ya marchita está

Y ha perdido esa niñez

Por la culpa de aquél hombre

Qué me la arrebató

Sin piedad ni consentimiento

Con dolor y pecado

Esperando estoy

Quiero escapar de éste dolor.